Moisés se convierte en ganador y Nikita tendrá que luchar en la silla azul