Sebástian pone contra las cuerdas a Moisés en un rosco trepidante