Sebástian recupera el trono naranja ante Moisés con un rosco sin fallos