Sebástian volverá a menear su abanico en la silla naranja