Marian, la madre de Jon, se queda sin palabras con la llamada de su hijo