Eloy Azorín, sí pero no