Laura Lobo, antes muerta que sencilla