Toni Acosta y Myriam Gallego, igual de malas y encantadas de enfrentarse