Pepa Aniorte, obsesionada con los dientes de Chayanne, el hombre de la sonrisa perfecta