Un imparable Jaime deja fuera de juego a José Ignacio