Moisés se queda sin tiempo a sólo dos palabras para completar el rosco