Mónica llega de nuevas y se queda a punto de arrebatar la silla naranja a Moisés