El rosco entre Jero y Orestes, un mano a mano marcado por los fallos finales