Rafa roza el bote con los dedos: a un fallo y una palabra de los 270.000 euros