Carlos Adán, grande entre los grandes