Sebastián y Emilio no renuncian al bote