César gana a Juana, que no ha tirado la toalla en ningún momento