David, a tres palabras del bote