David Leo, el campeón imbatible