Jero, un supercampeón imbatible