Cuatro fallos terminan con la ‘ilusión’ de Moisés y devuelven a Sebástian a la silla naranja