Víctor y Aurora se marcan un ‘ping-pong’ en sus últimos segundos de rosco