Los problemas de Sandra Barneda y Pepa Rus con la entonación y el inglés