El rosco de las familia Dávila y Santamaría termina con un “Sí, quiero” y un anillo de compromiso