El lapsus de los Rossello que acaba con Christian Gálvez muerto de la risa