Labrador: “He dormido al lado de Jesús y le he tenido que apartar de mí”