Sandra de Dios, 35 años