Aina Méndez, una nueva oportunidad