Nayeli y Claudia, antes muertas que sencillas