La perseverancia de Aina se hace un hueco en la pandilla de Roko