Lario y Lorena, unidos (en todos los sentidos) para acabar con Bruno