'Punta escarlata', el desenlace