El test culinario a Santi Millán: come insectos pero odia un plato típico del verano