La pasión futbolera de Iker Jiménez termina con un foco roto en la promo del Mundial