Adrián Rodríguez, en el plató