Amador y Rosa, abuelos orgullosos