Amaya y Serrat protagonizaron un duelo emblemático en 1986