Ania: “La única persona que casi consigue que me fuera de la casa fue Mabel”