Al Bano, enamorado de Galicia