Chayo, destrozada: “Para que mi madre tenga su sitio me tienen que atacar a mí”