Comprar el periódico, visitar anticuarios, cocinar... así es pasar 24 horas con S. Dalma