La Infanta abandona los juzgados de Palma