Jesús y Daniel nos deleitan con sus chistes