Julio Iglesias, una meteórica carrera