Karina, sorprendida por sus hijas