María Teresa recibe flores de sus hijas