Montserrat Caballé tuvo que vivir en la calle