Pablo Calvo fue la primera estrella infantil del cine español