Sebastián Palomo Linares nos abre las puertas de su hogar