Teresa y Bárbara, ¿enfrentadas?